jueves, 30 de diciembre de 2010

Flash food

Flash

7 comentarios:

tossan® 30 de diciembre de 2010, 2:48  

Poesia da esquina é assim que defino esta magistral foto.
O importante é que a nossa emoção sobreviva neste Ano Novo que se aproxima. Abraço

Juan Carlos 30 de diciembre de 2010, 9:50  

Curiosa imagen. Lo que más me gusta es el reflejo en los cristales que junto con la impresión de los mismos "al derecho" hace un efecto interesante.

Un abrazo.

Ramon Portillo 30 de diciembre de 2010, 10:44  

Buen juego de palabras, aunque no tan extraño como el que se ve un poco más abajo en la esquina: "perritos y helados" juer! ¡vaya combinación!

Feliz entrada en el 2011!

Enrique 30 de diciembre de 2010, 11:14  

Flash, ya está...
Has conseguido realzar el efecto con el procesado en B&N.
Saludos.

Vittese 30 de diciembre de 2010, 18:22  

Muy buenas...
En primer lugar quiero agradecerte la visita a mi blog (lo he mencionado también allí) y en segundo término, comentarte que te sigo desde hace mucho tiempo, pero he sido un visitante "silencioso".

Ésto de enlazar es maravilloso, y gracias a ello he disfrutado de tu arte y lo seguiré haciendo.

Te mando un saludo, el deseo de un feliz año 2011, y me quedo por aquí cerca para seguir aprendiendo contigo.

Ana Manotas Cascos 30 de diciembre de 2010, 21:40  

Kiko, excelete foto. Espero que tus deseos se cumpla en este año que vamos a empezar, feliz 2011.

Atanasio Fernández García 7 de enero de 2011, 0:05  

Aunque pudiera parecer una esquina rematada en bar de las muchas de Badajoz, esta es la de Flash, la esquina del antiguo Simago, el que fue uno de los primeros supermercados "estilo grandes superficies" que hubo en Badajoz. No tenía escaleras eléctricas como Galerías Preciados, pero a era lo suficientemente grande como para dejar alucinado y boquiabierto a un niño que lo más grade que había visto esta el Spar de su pueblo. Tenía hasta parking! (aún recuerdo a mi padre subiendo con el Seat 124D por la rampa). la cafetería Flash ha resistido los envites del tiempo estoicamente. Mientras que a Simago le dio tiempo a desparecer y reconvertirse (últimamente con apariencia de Eroski), esta cafetería sigue en su allí en su esquina, sin cambiar ni de sitio ni de imagen, retando a su propio nombre. Desapareció la tienda de perritos calientes que había en el pasaje de al lado, no volvieron las gitanas vendiendo pajaritos pelados en palanganas, espárragos, criadillas, café camello y medias a las puertas de Simago. La imagen, además de encantarme por su procesado, me evoca recuerdos de la infancia, cuando la vida de Badajoz bullía entre Simago y la Plaza Alta. Un abrazo y gracias por fijarte es esta esquina!


Puedes votarme si lo deseas

Photoblog Awards

Comentarios recientes

Buscar en este blog

Archivo

días online
entradas
comentarios

Visitas


Etiquetas

  © Blogger template 'Photoblog' by Ourblogtemplates.com 2008 - Modificada por kiko esperilla 2010| Free Blogger Templates

Back to TOP