domingo, 17 de junio de 2012

Pensamiento inquietante

¿Por qué ponemos tanto empeño en enseñar a nuestros hijos a confiar sus sueños a unos cerdos?

Con frecuencia me pregunto: ¿Por qué seguimos poniendo tanto empeño en enseñar a nuestros hijos desde pequeños, a confiar sus sueños y sus ilusiones a unos cerdos?

jueves, 14 de junio de 2012

Spanish Blood

Spanish Blood

martes, 12 de junio de 2012

Luz interior

Luz propia

sábado, 9 de junio de 2012

Pecunia non olet

Cada uno a lo suyo 
¿A qué huele el dinero? El emperador Vespasiano, se encontró al llegar al trono con las arcas vacías. El cachondeo de Nerón y la guerra civil desatada tras su sucesión dejó al emperador sin un sestercio. Vespasiano que quería construir lo que hoy conocemos como el Coliseo de Roma, aconsejado por sus imaginativos asesores, aprobó un impuesto sobre la orina que tenían que pagar los usuarios de las letrinas públicas (el “vectigal urinae”). La orina era entonces algo valioso porque se aprovechaba para curtir el cuero. Su hijo Tito, que era un santurrón y futuro emperador, expresó su disconformidad con la nueva tasa y le reprochó a su padre haber recurrido a este indigno medio para aumentar la recaudación. Vespasiano se llevó un denario a la nariz y lo olió. Suetonio, que pasaba por ahí mucho tiempo después, transcribe literalmente la respuesta de Vespasiano: «Pecuniam ex prima pensione admovit ad nares, sciscitans num odore offenderetur…». En resumen: «Pecunia non olet», o sea, el dinero no huele, Si sería corrupto el tipo. Lamentablemente, aquí y ahora en Europa y en este pais, el dinero no solo huele,.... ¡apesta! No me quiero imaginar el día que la mierda tuviera algo de valor.

jueves, 7 de junio de 2012

Helianto, la flor que se enamoró del sol

helianto  
Clitia, era una bella ninfa de agua, hija del rey Órcamo y de Tetis, diosa del mar. Se enamoró perdidamente de Helios a quien seguía en secreto todos los días desde que salía de su palacio por las mañanas hasta que llegaba al oeste por la tarde. Helios sedujo a Leucótoe, hermana de Clitia y esta celosa se lo contó a su padre. Órcamo furioso encerró a Leucótoe en una cueva hasta su muerte. Al enterarse Helios de la traición, despreció a Clitia, la cual consumió su vida viendo pasar a Helios, hasta que los dioses apiadados por su amor, la transformaron en helianto, helitropo o girasol.


Puedes votarme si lo deseas

Photoblog Awards

Comentarios recientes

Buscar en este blog

Archivo

días online
entradas
comentarios

Visitas


Etiquetas

  © Blogger template 'Photoblog' by Ourblogtemplates.com 2008 - Modificada por kiko esperilla 2010| Free Blogger Templates

Back to TOP