miércoles, 10 de febrero de 2010

Pasen y vean

Tarde de circo
niños

El hombre nació nómada y así vivió miles de años. Hace menos de diez mil años que empezó a estabularse en los primeros nucleos urbanos. Al calor de la seguridad y protección de la civilización fue ganando en falsas certidumbres y perdiendo su espíritu nómada. Pero su capacidad de soñar permaneció intacta, entrando en conflicto permanente con la realidad que le rodeaba.
Hubo sin embargo un grupo de irreductibles que no se plegaron nunca a obtener el pienso en el pesebre y prefirieron la dicha de la incertidumbre y poder alimentar el hambre de sueños de los demás. Durante siglos y siglos han recorrido los caminos es su deambular bajo un techo de estrellas llevando sueños, ilusión y asombro. Han adoptado la forma de, juglares y trovadores, contorsionistas y tragasables, equilibristas y comefuegos, encantadores de serpientes y vendedores de alfombras voladoras, saltimbanquis y payasos, hombres forzudos o mujeres barbudas, cuentacuentos y titiriteros... Y así será mientras quede un solo niño con capacidad de asombro. ¡Que comience la función!.

Copiando el invento del amigo Caçador, os recomiendo que no os perdais los Clik
Clik 1 Clik 2 Clik 3 Clik 4 Clik 5 Clik 6

9 comentarios:

María Diez 10 de febrero de 2010, 1:00  

La foto de los niños habla por si sola. Es reconfortante ver la cara de asombro que tienen los peques. Mantener esa capacidad de asombro nos hace estar vivos. Excelentes fotografias.
Un abrazo

Caçador 10 de febrero de 2010, 1:31  

Olha olha, mira mira, cliques. Bem vindo ao admirável mundo dos cliques.

Belas fotos para um tema que também me encanta...

Abrzo

Stultifer 10 de febrero de 2010, 8:26  

Sorprende que un circo llamado Dupy sea capaz de asombrar tanto a los niños. Estamos acostumbrados a grandísimos efectos especiales, que parece imposible que un simple payaso con una pelota pueda dejarnos con la boca abierta.

Juan Carlos 10 de febrero de 2010, 9:31  

Esas caras de la segunda... supiste disparar cuando debías. Muy buena.

Un abrazo.

Xibeliuss 10 de febrero de 2010, 10:10  

La segunda es un auténtico poema

Ángel 10 de febrero de 2010, 10:13  

Como te decía en tu anterior entrada, esta serie me trae recuerdos de la infancia. El circo en una explanada vacía, solitario, cuanta sensación de soledad me transmitían estos circos ambulantes, esas sensaciones me las transmite esta foto. Y la expresión de los niños en la segunda toma, es genial. Excelente reportaje amigo Kiko, excelente, cuantos recuerdos!!!!!
Admito esa dedicación del compadre Caçador, y ahora me sorprendes tú con esta idea de los Clik relacionados. Increíble!!!!, por que hay que de dedicarle buen tiempo a documentarse, ... eres un "monstruo".
Pues de algún modo ese chascarrillo que me soltaste me inspiró, tomar un barco y salir de la gran ciudad, joder es que es una propuesta cojonuda!!!! :)))))
Un fuerte abrazo

CARLOS 10 de febrero de 2010, 13:42  

que buen tema..lastima ya no proliferen los circos tanto como antes..la primera esta genial..la segunda es maravillosa la cara de los niños..pero la noto un pelin falta de nitidez..aunque tampoco te fies mucho de mi que estoy joio de la vista ya..
salu2

Montse 10 de febrero de 2010, 13:48  

La cara de estos niños lo dicen todo, no hacen falta las palabras.

Ñoco Le Bolo 10 de febrero de 2010, 15:11  


Solo, probablemente, esas caras de asombro podrían ser superaras por el asombro del que mira las caras de asombro... asombrándose de su su propio asombro.
Y si no fuese así, así debería haber sido.

Un abrazo asombrado del asombro.

CristalRasgado & LaMiradaAusente
________________________________


Puedes votarme si lo deseas

Photoblog Awards

Comentarios recientes

Buscar en este blog

Archivo

días online
entradas
comentarios

Visitas


Etiquetas

  © Blogger template 'Photoblog' by Ourblogtemplates.com 2008 - Modificada por kiko esperilla 2010| Free Blogger Templates

Back to TOP