lunes, 17 de mayo de 2010

Fantasías orientales: La cortina de los brotes tiernos del equiseto radiante

cortina

Llegado el momento, el anciano rey estimó que el joven principe debía completar su formación con Sogón, reputado maestro en la meditación, la humildad y el desapego a las cosas materiales de este mundo.
Al cabo de un doloroso proceso de renuncia de lo material y profundización en la superficialidad de la gloria y la vanidad, se dió por finalizada la formación del principe y este regresó a la corte. Al poco tiempo el rey murió y el principe le sucedió. Su primera decisión como rey fue hacer una visita a su viejo maestro en señal de reconocimiento. Lo encontró sentado, meditando, a orillas del lago.
- Maestro, nunca podría pagarte las enseñanzas recibidas de ti. Por eso me he permitido hacer tallar en las mas puras esmeraldas estos dos anillos gemelos. Acepta uno como muestra de mi agradecimiento y reconocimiento de haber bebido de tu sabiduría. Yo conservaré el otro como símbolo de nuestra íntima unión espiritual.
El viejo Sogón cogió el anillo lentamente y en un rápido movimiento lo tiró al agua.
El joven rey, desolado por la perdida de tan valioso objeto, dijo:
- Venerable maestro si me indicas donde ha caido el anillo intentaré encontrarlo para tí.
El sabio maestro le pidió el otro anillo y lo arrojó al centro del lago. Haciendo un esfuerzo por romper su silencio susurró con desgana:
- Me ha parecido ver que caía por allí.

GAME OVER, INSERT COINS

11 comentarios:

montse 17 de mayo de 2010, 7:43  

Una buena imagen para acompañar este precioso relato que nos habla de la humildad y el desapego de las cosas materiales.
Gracias por compartir esta reflexión, que va muy bien para empezar el dia con ilusión.
Un abrazo.

Ángel 17 de mayo de 2010, 9:30  

Bello juego de desenfoques para un bonito cuento, refrescante y maravillosa.
un abrazo

Ramon Portillo 17 de mayo de 2010, 10:15  

Pues no había aprendido tanto ¿verdad?

Buen juego con la profundidad de campo sobre las siempre interesanten gotas de agua.

Jota Ele 17 de mayo de 2010, 10:32  

Si serán buenos para la retención de líquidos que hasta sus gotas eliminan.

Encantadora fotografía, Kiko, con una sabia exposición y medida profundidad de campo.

El cuento lo veo muy republicano.

¡Ja, ja, ja, ja!

Un abrazo.

Montse 17 de mayo de 2010, 14:46  

La fotografia muy bonita, y el cuento muy sabio.

Japy 17 de mayo de 2010, 15:11  

Precioso relato para acompañar una fotografia espectacular. Saludos.

Caçador 17 de mayo de 2010, 15:37  

Boa. Há pérolas mais valiosas, como as que podemos ver aqui...

abrazo

Mª Angeles y Jose 17 de mayo de 2010, 16:42  

la foto es preciosa, gotas acariciando las plantas , mostrando la frescura de la primavera.

Besos

Ripley 17 de mayo de 2010, 19:32  

muy bonita la foto, para quedarse un rato mirando. en cuanto al sabio, pues no sé, me quedo pensando. fuerte abrazo

Sara 17 de mayo de 2010, 19:38  

Que preciosidad de foto KIKO, me encanta...es bonita de verdad!que buenaaaaaaaaa.
Y la reflexión de lujazo...como a mi me gustan.
El otro día, estuve contemplando la cigueña media hora...a ver si era capaz de pillarla cuando entra al nido, asi como la tuya...y bueno...tengo que practicar más la técnica que me dijiste, jejejeje, de momento sigo.
Abrazotes

calata 20 de mayo de 2010, 20:34  

muy bonita kiko, me gusta un montón, un abrazo


Puedes votarme si lo deseas

Photoblog Awards

Comentarios recientes

Buscar en este blog

Archivo

días online
entradas
comentarios

Visitas


Etiquetas

  © Blogger template 'Photoblog' by Ourblogtemplates.com 2008 - Modificada por kiko esperilla 2010| Free Blogger Templates

Back to TOP