miércoles, 9 de septiembre de 2009

Carlos

- Nunca se sabe para que te puede servir saber saltar en paracaidas o fabricar una bomba.

Conocí a Carlos en el servicio militar. El tenía 27 años y había agotado todas las prórrogas por estudios. Tenía dos títulos universitarios y hablaba varios idiomas, era sin embargo un hombre de acción. Estuvo en el Reino Unido haciendo un postgrado. En la fiesta de inauguración del piso que compartía con otros estudiantes, formaron tal follón que llegó la policia alertada por los vecinos. Encontraron unas dosis de marihuana, los montaron en un furgón y los llevaron a Dover, los embarcaron en un ferry y les pusieron un sello negro en el pasaporte. Prohibido entrar en el Reino Unido durante cinco años. Con el dinero que tenía para el curso, vivió el Paris como un marajá hasta que se acabó. Para huir de las iras paternas se embarcó en un butanero holandés en el que estuvo dando tumbos por el mundo durante un año.
Lo conocí a finales de los 70 en el campamento de instrucción y enseguida congeniamos. Me propuso alistarnos en los grupos de operaciones especiales. Me sorprendió esa decisión en alguien que había intentado librase de la mili por todos los medios. Fue entonces cuando me soltó la frase del principio.
- Por eso precisamente, ya que estamos aquí, aprovechemos para aprender lo que alguna vez puede sernos útil.
El se alistó, yo no. Durante algún tiempo me llegaron noticias suyas. Lo último que conocí es que lo trasladaron a Madrid y perdí su pista.
Hace poco me sorprendió su llamada. Tenía un tono misterioso, muy distinto del de un antiguo compañero de armas. Quedamos en reunirnos en un lugar un tanto extraño.
Lo reconocí nada más verlo. Nos saludamos cariñosamente y directamente fue al grano.

- No tengo mucho tiempo, escucha con atención una historia que seguro te va a interesar. El miedo es el instrumento de sometimiento más eficaz que ha inventado el hombre. El pánico que paraliza y evita la acción.
A finales de los 80 tuvo lugar una discreta reunión en un lugar indeterminado del Atlántico Norte. Acababa de caer el muro de Berlín y Bush padre había sustituido al cretino de Reagan en la Casa Blanca. En esa reunión se dieron cita no más de veinticinco personas y lo que allí se acordó marcaría el futuro del mundo.

Carlos, busco en sus bolsillos y saco una cajetilla de tabaco rubio inglés. Encendió un cigarrillo con un encendedor Dupont de oro y aspiró una larga calada.

- Los asistentes allí reunidos pasarían completamente desapercibidos. Si no fuera por sus diferencias de edad y origen étnico, parecerían los miembros de un tranquilo club de bridge, pero la partida era mucho más arriesgada. Se trataba de marcar el rumbo de la humanidad.
Con el triunfo de la revolución soviética en 1917, el capital tomó conciencia de que para mantenerse había que hacer concesiones. Surgió así el pacto social por el que las organizaciones de izquierdas renunciaban a la revolución a cambio de mejoras progresivas de las clases trabajadoras. El rico seguiría siendo rico pero cedería a regañadientes una parte del pastel. Con la caída del bloque de las dictaduras del Este, las cosas habían cambiado. Los asistentes a la reunión decretaron el fin de la historia, que luego pregonaría el capullo de Fukuyama, y se proclamó el Pensamiento Único: solo existía un Dios, El Mercado y por tanto era sagrado y no se podría ir contra el. Todo estaría a su servicio y el poder y el dinero debería volver a sus legítimos dueños. Se acuerda la mayor campaña de manipulación de la opinión pública y la sociedad que ha conocido la historia. Empieza entonces una sistemático ataque a los servicios públicos. Se cortan inversiones, se burocratiza, hasta que cala la sensación de que es necesario privatizar lo que no funciona. La educación se degrada, se baja el nivel hasta limites de estulticia, porque interesa educar idiotas sin sentido crítico y desde luego que lo consiguen, ¿cómo te explicas que no arda la Universidad sabiendo que el destino de la mayoría de los titulados, incluso con postgrado es ser mileuristas con un poco de suerte o dedicarse a la política? Las privatizaciones de las grandes empresas estatales se hacer a favor de los grupos afines de turno lo que en realidad significa privatización del poder. Se eliminan las barreras a la libre circulación de capitales, el control de la autoridad reguladora se hace mínimo o simplemente ineficaz ante la auténtica globalización: la del sistema financiero. La estrategia del degradado comienza a funcionar. Durante diez años se van aplicando paulatinamente, casi imperceptiblemente tal cantidad de cambios que al final se termina aceptando como normal e inevitable lo que no lo es: reducción del sector y servicios públicos, precariedad en el empleo, flexibilidad, deslocalización, salarios más bajos, encarecimiento del precio de la vivienda, transferencia neta de las rentas más bajas a las más altas, acumulación ingente y sin precedentes del capital en pocas manos.

A estas alturas de su relato, yo lo miraba con ojos asombrados mientras el continuaba desgranando datos con tono de voz casi aburrido. Apagó el cigarrillo y me miró fijamente.

- A finales de los 90 lo conocí a EL. Desde el ejercito, trabajé para el servicio exterior. Me especialicé en America Latina y conocía al dedillo todos los entresijos de los procesos políticos de la zona. Un día recibí una amable invitación. Tras una larga charla pasé a engrosar la nómina de LA COMPAÑÍA.
Quizás ignores que la estructura de poder mundial sigue el esquema de las ondas en un estanque. Da igual donde arrojes la piedra, las ondas llegarán a todas la orillas.
Conoces organizaciones institucionales públicas como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Reserva Federal, El Banco Central Europeo, la Organización Mundial de la Salud, la ONU, la Comisión Europea, la OCDE o la Organización Mundial del Comercio que ejecutan las políticas encomendadas en su área de influencia.
Hay otra serie de organizaciones bastante menos conocidas y de carácter más informal o semisecreto: el Foro Económico Mundial (Foro de Davos), la Comisión Trilateral, el Club de Roma, el Instituto Francés de Relaciones Internacionales, el Grupo de Bilderberg y el poderoso Consejo de Relaciones Exteriores CFR de Estados Unidos, que son los inspiradores de las políticas mundiales.
Pero el epicentro del estanque, el punto del que salen todas las ondas es LA COMPAÑÍA, un grupo muy reducido de personas que de verdad son las que toman las decisiones que posteriormente se van propagando por los distintos círculos. No son las más ricas del mundo. En realidad el dinero les importa solo en cuanto significa poder. Llevan una vida discreta lejos del lujo y la ostentación y tienen una visión mesiánica del poder: el hombre es estúpido y violento por naturaleza y debe ser gobernado, por su propio bien, por gentes que han alcanzado un grado superior de consciencia.

En este punto le interrumpí, - ¿pero y los políticos, los gobiernos nacionales que pintan en todo esto?
Me miró sorprendido y por primera vez sonrió. Pidió un whiskey de maíz y continuó.

- Los gobiernos nacionales no pintan nada y los gobernantes o están en algún círculo de poder o son tontos útiles. Adoran la democracia porque es el sistema perfecto para sus fines. ¿por qué tienen tanto interés en instaurarla en sitios como Irak o incluso Afganistán? Les importan un bledo los derechos humanos. Sin embargo es el método más sofisticado de domesticación. Sin duda es el sistema de gobierno menos malo, pero tiene la debilidad de estar basado en la buena voluntad de la gente, por lo que pone en ventaja a los “conscientes” que no tienen tan buena voluntad. Con el espejismo de la libertad y la soberanía te están inculcando el germen de la corresponsabilidad, ¿con qué legitimidad te vas a rebelar contra un gobierno al que has puesto tú?

Me quedé sin palabras ante su respuesta y pedí un cubata de Larios, me estaba empezando a recorrer un sudor frio por la espalda.

- Justo en esa época se decide acelerar el proceso. La economía real, las empresas productivas estaban anticuadas, es el momento de la nueva economía, las empresas punto.com. Al banquete de los tiburones acuden los peces grandes y los medianos. En una orgía especulativa sin precedentes la burbuja se infla. Al olor de la carnaza acuden los medianos y pequeños inversores. Cuando estalla la burbuja, los tiburones evidentemente están lejos y no les pilla. El sistema da síntomas de agotamiento. La capacidad productiva supera claramente la demanda en algunos sectores. Comienza entonces el mayor timo en la historia de la humanidad. Hay que crear un problema para ofrecer la solución. La Reserva Federal Americana baja el precio del dinero a niveles históricos de record, el Banco Central Europeo hace lo mismo, el precio del dinero llega a ser negativo en algunos momentos, se produce una fiebre especulativa a escala planetaria. Se conceden hipotecas a diestro y siniestro, se incluye en el préstamo incluso el coche, los muebles y las vacaciones.
Las autoridades monetarias lo saben, los políticos también y las entidades financieras por supuesto, pero la avaricia es insaciable, lo que da lugar a efectos colaterales no deseables como alguna quiebra. Se fomenta la prosperidad en base al crédito, no a la subida de salarios, el consumo se desboca, os han puesto la correa por los huevos sin daros cuenta... el que debe siempre accede...hasta que todo salta por los aires.
Entonces, paradojas del sistema, el pobre tiene que acudir en ayuda del rico. Se trasvasan cantidades ingentes de dinero del contribuyente para mantener el sistema.

Me sentí en la obligación de hacer alguna observación. – Bueno Carlos, pero al final el endeudarse o no, el firmar la hipoteca era una decisión personal.

- No seas iluso, tu decisión estaba absolutamente condicionada por las circunstancias. No eras libre y además estabas engañado con que las cosas iban a seguir así para siempre.
Con el estallido de la crisis se pone en marcha mi estrategia preferida de manipulación de masas, reemplazar la rebelión por la culpabilidad. Se ha puesto en marcha una campaña brutal para convencer a la gente de que todos son culpables de esta crisis. Ahora resulta que de esta vamos a salir entre todos, como si todos hubierais tenido la culpa, ¿no te parece genial? Reconozco que España es diferente hasta en esto. Aquí esta campaña la financian las empresas que han obtenido lo mayores beneficios de su historia, incluidos los grandes bancos, y sin taparse, y además firman como “patronos”, tiene su gracia. Soltó una carcajada. Fundación confianza se llama. Los que han encendido el fuego se ofrecen como bomberos.

- Pero bueno, respondí yo, ¿algo habrá que hacer, no?

Me miro con una mirada que no se me olvidará, como el artista que contempla satisfecho su obra.

-¿Cómo?, ¿trabajando más horas? ¿admitiendo sin rechistar la bajada de salarios? ¿aceptando el despido sin indemnización? El trabajo esta hecho, el miedo ha traspasado a esta sociedad y eso es lo que se pretendía. Se producirán reconversiones brutales que de otro modo hubieran supuesto una revolución, millones de personas quedarán sin trabajo, se precarizaran aún más las condiciones de los que aún trabajan y sobre todo, se despojaran de derechos hasta ahora irrenunciables a las clases asalariadas. El aumento de la edad de jubilación no saldrá ahora, como no salió lo de la jornada laboral de 60 horas hace un par de años, pero será cuestión de tiempo, es la estrategia del diferido, se terminará aceptando como mal menor una medida “dolorosa pero necesaria”, es cuestión de esperar la fruta madura. Que no te vendan milongas, aquí los salarios reales no han crecido es todos estos años excepto los de los políticos y porque son ellos mismos los que se fijan el sueldo, curiosamente por unanimidad. Como mucho han mantenido el poder adquisitivo y en la mayoría de sectores lo han perdido. La baja productividad es otro cuento chino. Si quitas el sector financiero y la construcción, claramente especulativos y no productivos, los índices son equiparables a la media europea. En este país las rentas de trabajo apenas llegan ya al 45 por ciento de la Renta Nacional y sin embargo suponen el 82 por ciento de lo recaudado por el IRPF.

Siguió un rato más dándome cifras y datos. Me contó como funcionaba La COMPAÑÍA, como se elegían sus “socios”, los trabajos que había realizado para su jefe. Estaba mareado.

Le pregunté por qué me contaba todo esto, precisamente a mi.

- He dejado La Compañía, mi estómago no digiere ya más mierda, intentaré retirarme a un lugar donde su influencia sea menor. Hay lugares del planeta que no tienen interés para ellos y los han condenado a la miseria y el olvido, como gran parte de África. En cuanto a lo que te he contado, puedes hacerlo público dentro de un mes, cuando yo no esté. No te creerá nadie y en todo caso a ellos les da igual, el trabajo está casi finalizado. El pánico y la incertidumbre están sembrados. Sin embargo también tienen su punto débil, añadió enigmáticamente y parando en seco con un gesto de su mano la pregunta que iba a salir de mi boca.

Se levantó, me dió un abrazo y me entregó un pequeño dossier con organigramas y cifras que aún no he conseguido descifrar. Casi había llegado a la puerta del local cuando se volvió.

- ¿Recuerdas lo que te dije en la mili? De momento me he tirado en paracaidas de un avión con un destino que no me gustaba. ¡Quién sabe...! y se marchó.

Aquella noche me abracé fuertemente a mi mujer y no pude conciliar el sueño. A la mañana siguiente al despertar a mi hija pensé que Carlos sufría delirio paranoide. ¿O no?
GAMER OVER, INSERT COINTS

2 comentarios:

Extremenian 1 de mayo de 2012, 21:03  

Delicioso (?) relato, artista. Prevalecerá.

Extremenian 1 de mayo de 2012, 21:05  

Delicioso (?) relato, artista. Prevalecerá.


Puedes votarme si lo deseas

Photoblog Awards

Comentarios recientes

Buscar en este blog

Archivo

días online
entradas
comentarios

Visitas


Etiquetas

  © Blogger template 'Photoblog' by Ourblogtemplates.com 2008 - Modificada por kiko esperilla 2010| Free Blogger Templates

Back to TOP